Colaboración especial de Ángel Luis Rodríguez  Rodríguez* (Presidente del Club Sicómoro)

Hace ya muchos años que descubrí la magia y la utilidad que tiene aprender matemáticas, física o química, de manera «genealógica o histórica». Es decir, aprendiendo cuáles fueron y cómo se desarrollaron, los teoremas, postulados o teorías previas a un determinado conocimiento, y cuáles fueron los contextos culturales e históricos de dichos avances previos. Además de ser mucho más divertido es mucho más enriquecedor. Por ejemplo, el día que yo tenga la oportunidad de explicarle -ojalá lo alcance- a alguno de mis nietos el teorema de Pitágoras, no lo haré sin explicarle que antes que Pitágoras ya los egipcios y los babilonios (tablilla 322 de la colección Plimpton de la Universidad de Columbia) trataron de aproximarse a la solución con ternas de números que no eran más que soluciones concretas del mencionado teorema.

Y probablemente no me olvidaré tampoco de mencionarle a mi nieto, el genio de ese abogado francés del Siglo XVII aficionado a las matemáticas que fue Pierre Fermat. «El Príncipe de los Aficionados» según el historiador de matemáticas escocés Eric Temple Bell. Fermat formuló su famosa «conjetura de Fermat», tratando de extender el análisis de las ternas pitagóricas a cualquier potencia mayor o igual que 3, y afirmó, sin demostrarlo, que si n era un número entero mayor o igual que 3, entonces no deberían existir números enteros positivos x, y y z, tales que se cumpliera la igualdad:

 

Dicha conjetura ha tardado 300 años en resolverse, hasta que finalizando el Siglo XX Andrew Wyles resolvió el misterio de su demostración consagrándose como el resolutor del Teorema de Fermat-Wyles, que ahora lleva también su nombre.

Y sí, aunque a alguno le pueda parecer a priori, como algo pesado o complicado, conocer la historia y el contexto de cómo se gesta un determinado conocimiento, es algo muy valioso para aprehenderlo mucho mejor y de una manera mucho más amena.

Pues bien, en el vídeo que os proponemos visualizar, Derek Muller hace un alarde de cómo explicar la aparición en la Teoría de Números de esos artefactos misteriosos que son los números imaginarios y complejos. ¡No os lo perdáis!

Comprenderéis no sólo lo que son, sino la fascinante historia de cómo se gestan y utilizan, hasta ser una pieza fundamental de algo tan básico en la actualidad como la cuántica.

Para visualizar el video tenéis que hacer click en la imagen de abajo.

 

 

___ ___ ___

*Angel Luis Rodríguez Rodríguez  es Graduado en Ciencias Empresariales por ICADE, ha desarrollado una amplia y dilatada trayectoria profesional en  distintas entidades del sector financiero, así como en la consultoría  de recursos humanos y desarrollo directivo. Actualmente es el Presidente del Club Sicómoro.