2.4 (48.89%) 9 votes

La integración y la diferenciación representan dos etapas en la evolución de un sistema.

La diferenciación es el proceso por el cual un sistema integrado se divide en partes especializadas y bien definidas. La integración es el proceso por el cual elementos diversos se combinan o sintetizan en un solo sistema.

El proceso de la evolución implica una interacción dinámica entre la diferenciación de un sistema, donde nuevos elementos son creados; y la integración de ese sistema, donde los elementos más adecuados al sistema global son seleccionados por el Entorno, a medida que el sistema se reintegra.

Diferenciación

La diferenciación es un proceso de llegar a ser o  crear algo diferente. La diferenciación conlleva un proceso de desintegración, la división de un sistema integrado en varios subsistemas especializados.

A través de este proceso de diferenciación, lo que originalmente era un sistema homogéneo pasa a ser heterogéneo, a medida que su conjunto de subsistemas forman su propia identidad y características estructurales.

La diferenciación permite la especialización. La formación de subsistemas individuales separados permite que estos se centren actividades o funciones específicas. Por lo tanto,  esto permite que se vuelvan más eficientes llevando a cabo esas actividades específicas que si tuvieran que desempeñar un gran número de diversas actividades.

La diferenciación de un sistema es también una técnica estructural para resolver problemas temporales de un sistema en un Entorno complejo.

Dentro del marco de la teoría de sistemas, la diferenciación se entiende como una manera de responder y lidiar con la complejidad del Entorno de un sistema. Esto se hace a través de la creación de nuevos subsistemas con la intención de copiar la diferencia entre el sistema y su Entorno.

El proceso de diferenciación es una forma de incrementar la complejidad de un sistema ya que cada subsistema puede crear conexiones con los demás subsistemas. También permite que haya más variación en la respuesta de un sistema a la variación del entorno.

Ejemplos de Diferenciación

Un ejemplo del proceso de diferenciación que se suele utilizar es el desarrollo de las sociedades modernas, las que que antes principalmente eran grandes organizaciones homogéneas en las sociedades premodernas, a lo que hoy en día suele componer una sociedad moderna: muchas instituciones individuales especializadas.

Una de las ideas centrales del sociólogo de sistemas Niklas Luhmann era que la sociedad moderna se diferencia y se convierte en en varios subsistemas funcionales que operan conforme a una lógica interna y no son subordinados de una unidad central. Estos subsistemas están abiertos al intercambio entre ellos, pero también son interdependientes, siendo así responsables de su propio funcionamiento y desarrollo.

La diferenciación biológica es el proceso a través del cual las células o partes de un organismo cambian durante su desarrollo para atender una función en particular. Por ejemplo, las células de un animal en su fase embriónica son idénticas al principio, pero a través de la diferenciación se desarrollan de forma distinta y acaban siendo tejidos diferentes, como huesos, músculos o piel.

La diferenciación dentro de un material es cualquier proceso en el cual una mezcla de materiales se separa, parcial o completamente, en sus partes constituyentes. Esto ocurre en el enfriamiento y solidificación del magma en dos o más tipos de roca, o en la separación gradual en corteza, manto y núcleo de la tierra.

Asimismo, en la  Economía, la diferenciación de producto es un proceso de marketing en el cual se destaca las diferencias entre productos. Esta técnica intenta hacer más atractivo un producto contrastando sus cualidades específicas con otros productos de la competencia.

Integración

La integración de sistemas implica la interrelación y recombinación de partes diferenciadas. La integración de sistemas es la composición de un sistema funcional completo a través de la unión de elementos, de forma que les permita trabajar conjuntamente para lograr un objetivo.

En ingeniería, por ejemplo, la integración se define como el proceso de juntar subsistemas de componentes y crear un único sistema que funciona correctamente en conjunto.

La integración requiere el desarrollo de nuevas capas de abstracción que puedan acomodar la diversidad de los diferentes componentes que debe interrelacionar. La integración involucra el desarrollo de una capa genérica para integrar los elementos diferenciados.

Por ejemplo, para permitir el desarrollo de una nueva organización socioeconómica de forma globalizada, es necesario desarrollar un nuevo lenguaje a través del cual diferentes sociedades puedan operar entre sí.

Este proceso de integración, a través del cual emerge una organización a un nivel más abstracto, combina elementos y también hace que su autonomía disminuya para así alinear su funcionamiento con el del conjunto del sistema.

Por ejemplo, la formación de la entidad política de la Unión Europea permite la interoperación entre distintos países, pero también restringe a sus gobiernos nacionales.

En su artículo: “El Drenaje de la Complejidad de las Células en la Evolución de la Multicelularidad”, Daniel McShea describe este proceso en organismos vivos como:

“En la evolución, a medida que se forman entidades de alto-nivel a través de las asociaciones entre organismos de bajo-nivel, y a medida que estas [entidades de alto-nivel] obtienen la habilidad de alimentarse, reproducirse, defenderse, etc., los organismos de bajo-nivel tienden a perder gran parte de su complejidad interna”.

La integración permite y a la vez restringe la diferenciación.

La células en organismo multicelulares pueden confiar en que el conjunto del organismo se adapte a condiciones cambiantes a través de la respuesta multicelular. Por tanto, individualmente las células pueden dejar de desempeñar sus funciones menos utilizadas, y centrarse en su especialización y diferenciación con respecto al conjunto del organismo.

Los insectos sociales demuestran este tipo de fenómeno ya que “los individuos de especies de hormigas altamente sociales son menos complejos que los individuos de especies [socialmente] simples”.

Pero la interacción social compleja, en otras palabras: la integración, es lo que permite que se desempeñen mejor en conjunto.

Desarrollo Dialéctico

Recíprocamente, la diferenciación y la integración se permiten exigir y se crean entre ellas; aunque la integración sólo puede ocurrir cuando hay diferentes partes. Asimismo, la diferenciación sólo puede ocurrir a través de su integración de una organización mayor; ya que los elementos que continúan siendo autónomos requieren la ejecución de varias funciones para mantenerse dentro de su Entorno.

La diferenciación, por tanto, se convierte en la base de cualquier unidad, ya que la unidad de cualquier (sub)sistema sólo puede basarse en sus diferencias con respecto al entorno.

Una parte central de cualquier proceso evolutivo es el desarrollo de la interacción dialéctica entre el nivel macro de un sistema (la integración en un conjunto) y el nivel micro (la diferenciación de las partes.

Este proceso de desarrollo se puede interpretar como una forma de desarrollo dialéctico. La interacción dinámica entre integración y diferenciación es lo que impulsa el proceso evolutivo de desarrollo, de forma dialéctica, dentro de un sistema.

Los sistemas homogéneos se dividen, definen sus diferencias, compiten y luego se reintegran en un conjunto mas complejo